Blog de Decineporlahistoria

EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS

Su director, Alberto Rodríguez ya nos había dejado muestras de su talento para el "tempo" cinematográfico en el Factor Pilgrim, en 7 Vírgenes y, sobre todo, en La Isla mínima. Ahora vuelve a envolvernos con una película de apariencia fácil, plana, narrada como un gran flashback por el principal amigo del protagonista (papel encarnado por José Coronado), en una atmósfera con regusto a antigua, como aquellos platos de judías o de lentejas que nos hacía nuestra madre o nuestra abuela allá por los comienzos de los sesenta. En parte, el discurso cinematográfico de Rodríguez me recuerda al Zodiac de David Fincher, con un tono documental sin sobresaltos, con un carácter descriptivo muy acentuado en el que destaca, por encima de todo, el excelente trabajo del barcelonés Eduard Fernandez como Francisco Paesa, esa especie de espía que tuvo la España de Felipe González, que desapareció dado por muerto y que reapareció años después, cuando ya a nadie le importaba una higa el personaje. Lo fundamental de Eduard Fernández es esa capacidad para no dejar entrever nada, sabemos lo que su personaje hace, pero nunca por qué, aunque subyaga casi desde el principio el hecho de que el motivo es el dinero, y sin embargo siempre cuenta con un as en la manga, que es el que nunca nos muestra.

Película de factura excelente, bien rodada y ambientada, magníficamente interpretada, pero demasiado plana, ya se que es la técnica del documental, o mejor, del docudrama, pero le falta algo de chispa para resultar redonda. En cualquier caso, estoy deseando ver su próxima obra, porque es un director, este Alberto Rodríguez, de muy buenas maneras, de cámara clásica, en el que apenas se deja ver, porque centra al espectador en la historia, y no en como se ha rodado esa historia, que parece ser la única aspiración de algunos otros directores del panorama actual.

CALIFICACIÓN:        

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: